El ciclismo indoor cumple casi tres décadas consolidándose como una de las disciplinas que cuentan con más seguidores.

Pero ¿cuál es el motivo por el que ha sobrevivido a todo tipo de modas fit que vienen y van de los gimnasios? ¡Estamos hablando de un deporte que aúna diversión y eficacia a partes iguales! Es perfecto para mejorar la capacidad aeróbica, ayuda a reducir el porcentaje de grasa corporal y el buen rollo que genera es un auténtico chute de energía. Súbete a las dos ruedas y alcanza la cima de tu salud ¡sin moverte del sitio y en un tiempo récord!

“Siempre que veo a un adulto encima de una bicicleta recupero la esperanza en el futuro de la raza humana”, exclamaba el escritor H. G. Wells a finales del siglo XIX. Y es que son muchos los estudios que defienden los beneficios del uso de la bici. Incluso una investigación realizada por el King’s College de Londres y la Universidad de Birmingham (Reino Unido) afirma que aquellos que pedalean son más felices. ¿A qué esperas? Móntate en la bicicleta estática y entrena como si subieras un puerto de montaña sin tener que enfrentarte a las complicaciones climáticas (lluvia y viento, ¡horror!), el riesgo de lesión, la falta de tiempo, los partners ciclistas que te dejan plantada y la pereza.

Una investigación publicada en The Journal of Strength & Conditioning Research mostró que en una sesión estándar de unos 45 minutos se quema una media de 623 Calorías. Y, ya sabes, como no es lo mismo contarlo que vivirlo, después de leer esto, en la redacción no nos lo hemos pensado dos veces y nos hemos ido directas a una clase de SpinDiR XL (una sesión doble que ofrece la cadena de gimnasios DiR) y, después de 90 minutos dándolo todo sobre la bici, mi pulsera de actividad me dio una muy buena noticia: ¡había fulminado 1.365 Calorías! Aunque si tuviera que quedarme con algo, escojo esa sensación de paz que te deja haber hecho un buen entreno. Lo admito, ahora entiendo por qué es tan adictivo.

Al preguntarle por las claves de este deporte al experto Jordi Martí Vidal, responsable de spinning del área de fitness de DiR, exclama: “Físicamente, el principal trabajo es cardiovascular, pero también hay una implicación de toda la musculatura de las extremidades inferiores, como glúteos, cuádriceps, gemelos, isquiotibiales, etc. Psicológicamente, es una de las clases dirigidas que te permiten desconectar más fácilmente, ya que la música, la intensidad de la sesión, la motivación del coach y el ambiente hacen que tu mente se concentre en la actividad que estás realizando, olvidándote del estrés y de las preocupaciones”. ¡Por no hablar de los beneficios de ejercitarte con muchos más compañeros! “Somos sociales por naturaleza, y el esfuerzo en grupo hace que tú tengas referencias y te exijas cumplir los mismos objetivos que el resto de la clase”, afirma.

Si todavía no has probado esta disciplina, tienes una cita pendiente, pero antes, ¿sabes cuáles son los errores más frecuentes de dummies? “No regular la bicicleta y colocarte de forma incorrecta, no llevar ropa adecuada y querer ir siempre al 100%”, explica Martí Vidal. Así que toma nota de nuestros consejos y evita quedar como una novata, ¡tú solo debes preocuparte por pedalear!

Women’s Health